miércoles, 22 de febrero de 2012

22 de Febrero

          Hoy, día 22 de febrero, mi madre ha cumplido 75 años.
Y lo recuerdo hoy, y de ello escribo, como homenaje, porque siempre ha sido una fecha especial, como especial es ella. No he conocido nadie con más luz, con más brillo, con una aureola alrededor capaz de crear un haz de fuerza por donde pasa. Nadie con más amigos. Nadie con más alegría. Nadie con más encanto. Una habitación que se ilumina cuando entra en la estancia. Una voz peculiar, cálida, envolvente, viva.
          Hoy, 22 de febrero, mi madre celebrará el cumpleaños allá donde esté, como en la tierra lo celebraremos los que la quisimos. Su epitafio reza desde hace siete años: “Llenaste de alegría nuestras vidas”. Es exacto. Hoy, si un cáncer no se la hubiera llevado con 68 años, cumpliría 75.

No hay comentarios:

Publicar un comentario