martes, 14 de febrero de 2012

AUTOBÚS URBANO                       

                       En un autobús urbano
                                    Una anciana cabizbaja
                        Vela sus días
                                    Sobre el cristal.
                        Un niño oliendo a colonia fresca
                        Mira y aparca su mañana
                        Mientras mastica
                       Un futuro de lapiceros de color.
                                    La ciudad se abre por las esquinas.
Muge y ladra a la vez.
Y se enciende y apaga
Con las mismas luces de fatiga.
                       La mujer abre un cuaderno.
Lee en él unas notas de aguatinta,
Escritas a punto de crepúsculo.
                        Después, habla al niño:
                                    -“¿Me recordarás mañana,
                       Cuando ya no esté?”
                        El niño la mira sin comprender demasiado,
                        Y piensa que su abuela se ha vuelto loca.

                                                                                               

No hay comentarios:

Publicar un comentario