jueves, 8 de marzo de 2012

"-No se meta usted en más líos"

 "Las manos tersas y angulosas de Chen Qi recogieron el pasaporte en el mostrador. La señorita se lo devolvió junto la tarjeta de embarque y una sonrisa.
-Puerta D-62, señor.
-Muchas gracias.
Aceleró el paso por los corredores de la Terminal, esquivando a la gente. No quedaba mucho para que saliera su avión y aún debía pasar por el control de pasajeros. Llevaba escaso equipaje: algo de ropa, algunos papeles y una reserva de hotel. Pero lo más importante lo guardaba en su mente. Las últimas noticias que sus enviados habían ido incorporando al caso. El objetivo que perseguía desde hacia años. Todo, absolutamente todo, estaba archivado en su cabeza. Aunque aún estaba lejos de toparse con un gran inconveniente en su trabajo. Aquella joven entrometida a la que tendría que llegar a advertir:
-Señorita, no se meta usted en más líos. Hágame caso.
Ahora, a pocos minutos de embarcar, se vio por primera vez cerca de su conclusión, más cerca que nunca; pero aquella misión no podía ser medida por el tiempo. No era justo. El tiempo relativo a algunos asuntos no debería existir".

                                                         (Donde acaban los mapas)

No hay comentarios:

Publicar un comentario