lunes, 5 de marzo de 2012

Para todos los que dejan un trabajo, un amor, una estabilidad...

                        Si te vas,
                        Hazlo con la frente alta.
                        Que la dignidad oree tu mirada.
                       Vete con los ojos azulados de orgullo
                        Y rojos de insolencia
                        Mientras presumes del intemporal valor de los tártaros.
                        Si te vas,
                        No escondas tu soberbia
                       Tras los vidrios de los espejos.
                        Persigue el sable del coronel
                        Y otea la ciudad perdida
                        Tras las lonas de las quimeras.
                        Si te vas,
                       Acuérdate de lo que un día te escribí.
Bebe la vida más allá de las trincheras
Y crécete ante las miserias de los que aúllan.
Si te vas,
Escríbeme con pluma sobre piel de tambor
                      Y recuérdame  en tu leyenda algún día.

                                                                                              (La ciudad que hay en mí)

No hay comentarios:

Publicar un comentario