miércoles, 23 de mayo de 2012

Cádiz y Barbate son los dos enclaves de la infancia de Alicia Aliorte, la protagonista de la novela:

"Así que crecí frente a un mar tranquilo, quieto, pero inabarcable. Mi vida se podría contar a través de las sacudidas de aquellas aguas: el año en el que hubo una gran crecida, cuando la marea se llevó la mitad de la playa o el verano en el que llovió tanto que no resultaba muy agradable bañarse. No había mayor o menor privilegio en esto. Sólo una circunstancia: yo vivía allí".
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario