viernes, 22 de junio de 2012

La tienda esotérica I

Alicia Aliorte comenzará a trabajar en la tienda donde conocerá a Jing Tao. Os presento aquí la primera parte del divertido encuentro con el comercio:

"Recorrí la ciudad durante semanas en busca de un empleo, dejando que los rayos de sol que comenzaban a asomar entre las rendijas de las calles me calentaran el rostro y me dieran fuerza para continuar.
            Antes del verano me topé de bruces con El Bosque Galo, una pintoresca tienda esotérica en la que comenzaría a trabajar en poco tiempo. Me salió al paso, bajando por la anchísima avenida del Boulevard de Saint-Germain. La primera vez me quedé mirando absorta su escaparate. Nunca había visto tal número de velas, velones, candelabros, cartas de todos los tipos de Tarot, bolas de cristal, libros de autoayuda, ciencias esotéricas y de nueva era, mantras tibetanos, mantras hindúes, pulseras energéticas y anillos de la suerte por centímetro cuadrado. Cuando acerqué mi nariz al cristal, un halo de luz efervescente se desbordó como una gigantesca llama, alcanzándome la cara y proporcionándome la sensación de un agradable calor. Seguí durante un momento observando hipnotizada todos aquellos deslumbrantes objetos, apilados en perfecto caos ordenado sobre tapetes de raso verde o violeta, y en pequeños expositores decorados con dibujos extraños. Me asomé al interior. Y terminé pasando.
-¡Hola! me espetó una voz.
No recordaba tanto entusiasmo en alguien desde hacía tiempo.
-¡Hola! ¿En qué puedo ayudarte? repitió.
El espacio era más bien pequeño, con estanterías repletas de lo que había ya visto desde fuera, pero en todas sus gamas y variedades. Así, las velas que adornaban el exterior componían aquí un grupo inmenso que se guardaba en cajas y cajitas de cartón y madera, de todos los tamaños y colores inimaginables. Velas altas, pequeñas, redondeadas, gruesas, decoradas en su base, decoradas en su tronco, lisas, lisas pero con guirnaldas, lisas pero con guirnaldas pequeñas, lisas pero con guirnaldas grandes Pulseras, libros que sobresalían de los estantes, carteles, dibujos de cartas astrales y fotos de auras sobre cabezas humanas, aguas milagrosas y supuestamente bendecidas, medallas Tratados actuales escritos por filósofos de la New Age, del Pensamiento Positivo o de la Ley de la Atracción. Imágenes de Buda, de Jesús, de Lao-tsé (un filósofo chino considerado el fundador del taoísmo, según me enteraría después), de dioses hindúes de nombres impronunciables, de Vírgenes, santos, santeros, hadas, duendes y ninfas".
                                                                                   (Donde acaban los mapas)

No hay comentarios:

Publicar un comentario